De la importancia del Derecho y de que lo conozcamos 

Llevo algunos meses tratando de encontrar un documento, publicación o manual en el que se recojan los aspectos fundamentales del derecho: el origen, sus fuentes, sus campos, así como aquellos aspectos que deben ser conocidos por todos. Debemos recordar la máxima que nos indica que el desconocimiento de la norma no nos exime de su complimiento.

Y lo busco porque no creo que sea admisible que cualquier universitario desconozca entre otras cosas que en España, la legislación estatal y la autonómica no se relacionan por el principio de jerarquía sino por el principio de competencias. Este desconocimiento, entre otros, hace que mis alumnos cometan continuos errores en materia de prevención ambiental en sus proyectos fin de carrera. Tampoco es admisible que se desconozcan figuras como procurador y ministerio fiscal, y más habida cuentas cuando pueden participar en procesos judiciales como peritos judiciales o de parte.

Considero esencial que, incluso en niveles como el bachillerato, se reciba una formación básica en Derecho. Desgraciadamente es algo que existía (tanto en los bachilleres como en las Escuelas Normales) y que se perdió en la enésima reforma del sistema educativo español. Esta demanda no es nueva y han sido muchos los docentes que han insistido sobre la importancia del derecho para todos (como así lo hizo el Profesor D. José María Garrido Lopera en uno de los números de la Revista de Educación del año 1963)

Y es importante llegar a conocer lo esencial del Derecho porque, además de conocer nuestros derechos (eso sí que no se ha perdido en estas fechas y todo el mundo alardea de conocerlos y exigirlos), conoceríamos nuestras responsabilidades y nuestras obligaciones para con los otros y con las instituciones.

El caso es que en una visita matinal a mi madre me puse a bucear entre los libros de mi padre, que estudiara en su día derecho en la Facultad de Salamanca, teniendo la fortuna de encontrarme con la obra: Rudimentos de Derecho o Derecho Usual Español, de D. Ricardo Espejo de Hinojosa, declarada de mérito por R.O de 2 de diciembre de 1921. La que está en mis manos es la decimonona edición de 1933.

He de decir que es justo lo que estoy buscando para mis alumnos (pero escrita ya casi cien años, por lo que las consideraciones y el derecho que en ella se relaciona no es en absoluto el vigente). Habla de las generalidades del derecho, del derecho social, civil, mercantil, procesal, político, internacional, etc. Y lo hace de una forma sencilla y clara (difíciles calificativos para cualquier publicación relacionada con el mundo de las leyes).

IMG_20160117_203150
No obstante, tras leer gran parte del libro no me resisto a compartir con vosotros las siguientes reflexiones:

  • Presenta dos títulos (ambos en castellano), tratando de insistir en el contenido del libro. No está concebido para eruditos del derecho, sino para todo el público obligado a tener unas nociones básicas del derecho. En cualquier caso, no se trata de una obra “rudimentaria” sino rigurosa, precisa y a la vez amable al lector neófito en leyes.
  • El propio autor se refiere a la misma como obrita (con 411 páginas). Desconozco si esta forma de llamar a la publicación responde algún tipo de clasificación editorial o solo se trata de una presentación modesta de lo que para mí es un gran trabajo en el que se ha primado, como apunta en el prólogo el autor la claridad, sencillez, precisión y concisión, pilares fundamentales del orden pedagógico.
  • Es una obra meritoria. Y lo es en dos sentidos. Me ha sido facil sumergirme en el mundo de las leyes y las normas de forma sencilla, sin grandes alardes y con un hilo conductor realmente efectivo a lo largo de todos los capítulos. Y es meritoria porque así lo dictaminó el Subsecretario Zabala, oído el dictamen del Consejo de Instrucción Pública, en aplicación de lo dispuesto en el RD de 12 de abril de 1921. Efectivamente, existía un procedimiento para determinar la valía de la producción literaria y científica del profesorado universitario y suponía un aval de importancia suficiente como para hacer mención de ella en las primeras páginas de la publicación.

La historia del derecho, su evolución a lo largo del tiempo, es a la vez la historia de una sociedad. Muchas veces puede caerse en la tentación de pensar que todos los derechos que hoy tenemos, han estado presentes siempre y que solo en otros países de otras latitudes se dan circunstancias que hoy consideraríamos cuando menos inadmisibles.

Para ilustrar esta circunstancia voy a reproducir algunos preceptos, vigentes en el año 1933 (Ley del Trabajo de 13 de marzo de 1900), en este caso relacionados en el Derecho Social y del Trabajo:

  • Se prohíbe el trabajo a los niños menores de 10 años.
  • Se limita la jornada de trabajo a niños de entre 10 y 14 años a:
    • 6 horas en establecimiento industriales
    • 8 horas en establecimiento comerciales.
  • Se prohíbe el trabajo nocturno a menores de 14 años y los subterráneos a menores de 16 años.

Queda claro todo lo ganado por la sociedad española tras un siglo, pero es importante que todos conozcamos que hace solamente un siglo, la imagen de España era esa (dejando al margen que seguro se vivían situaciones fuera de Derecho que nos pondrían los pelos de punta).

En otros órdenes también se puede leer:

  • Que la mujer será representada en todo caso por el marido y ésta no podrá comparecer en juicio sin su consentimiento.
  • La mujer queda obligada a seguir al marido a donde fuese éste, con la sola excepción de ultramar y extranjero, en cuyo caso podrá solicitar al tribunal competente quedar eximida de dicha obligación.

Sin lugar a dudas la igualdad es otro de los grandes logros de nuestra sociedad (aunque muchas veces nos distraigamos con aspectos menores como los estilos de escritura como fundamentales).

Ya por aquel entonces se articulaban políticas y sus leyes para tratar de luchar contra la pobreza y las dificultades de las clases menos favorecidas. En este punto también me ha sorprendido que existía definición oficial de pobreza e incluso de la medio-pobreza (publicada como no en la Gaceta de Madrid, antecesora del Boletín Oficial del Estado):

Será considerado pobre aquella persona que vive de un salario eventual, sueldo o cualquier otro ingreso que no exceda del doble del jornal de un bracero de la localidad en donde reside.

He buscado referencias de la época y aunque dependía de la localidad (he encontrado la del municipio de Calpe), un bracero ganaba menos de seis pesetas al mes en el año 1922. Para tener una referencia del poder adquisitivo os adjunto el gasto medio anual de una familia de cinco miembros en año 1913 (fuente: Luis German Zubero, Universidad de Zaragoza).

Gastos1913

Si comparamos con la actualidad, en la que la pobreza se mide, según el Instituto Nacional de Estadística en las Encuestas de Condiciones de Vida, que siguen las recomendaciones del EUROSTAT, el 20,4 % de la población española, uno de cada cinco habitantes, vive por debajo del umbral de la pobreza. Según el INE, en 2013 los ingresos que marcan el umbral de pobreza de una persona se situó en 8.114 euros, y en 17.040 para los hogares compuestos por dos adultos y dos menores.

Para terminar, que creo haberme entendido de más en esta entrada, existe un capítulo también dedicado al derecho internacional (tanto público como privado), del que me han llamado especialmente la atención las referencias a las situaciones de guerra:

La guerra es una lucha abierta, que debe hacerse con lealtad y por tanto están prohibidas las estratagemas contrarias al espíritu de gentes y al honor militar dictados en las leyes de guerra y marítima en Oxford en 1880 y 1913 respectivamente.

Quizás fueron este tipo de leyes las que hicieron posibles en la I Guerra Mundial imágenes como la siguiente (partido de futbol entre soldados alemanes y aliados durante una tregua):

Partido

Este tipo de reglas del juego internacionales quizás no pasen de anécdotas cuando se tiene enfrente al Estado Islámico, en el que la condición de civil no hace otra cosa sino facilitar su ejecución sin ningún tipo de reparo moral.

Ésta ha sido una entrada distinta en mi web, pero he de reconoceros que para mi ha sido muy enriquecedora el escribirla por cuanto me reafirma en la insistencia casi constante de mi querido padre sobre la importancia del Derecho para todos.

Negociación, … siempre presente 

Lo cierto es que últimamente trato de enfocar mis clases de gestión de proyectos, en ingeniería civil y en el máster de ingeniería de caminos, de una forma más global, pensando en los proyectos como procesos a optimizar a lo largo de todo su ciclo de vida, cualquiera sea su naturaleza, alcanze y localización.

Y si hay algo presente a lo largo de todo el ciclo de vida de cualquier proyecto son procesos de negociación que permiten ir elevando a definitivas las necesarias tomas de decisiones que hacen avanzar al proyecto. Tengo intención de ir actualizando esta entrada con distintos apuntes relativos a la negociación. Y voy a comenzar como una simple cita sobre los distintos puntos de vista de la realidad (porqué no de los proyectos):

“No vemos las cosas como son. Vemos las cosas como somos”. (Talmud)

La negociación, o mejor dicho la necesidad de negociación, aparece cuando algunos de los objetivos y/o intereses de dos partes en relación con un tema concreto no son compatibles e incluso excluyentes. Es en ese momento donde aparece el conflicto que deberá resolverse mediante la negociación.

Por tanto, para entender la negociación, tanto como proceso como el conjunto de técnicas para llevarla a cabo, es necesario tener presente la estructura del conflicto y que se alimenta de: las personas, del propio proceso y del problema a solucionar. Visto de una forma gráfica, el conflicto estaría definido en todo su alcance si se conocieran todos los elementos de la siguiente figura:

Conflicto

Estos tres elementos generan a su vez tres tipos de intereses a satisfacer por cada una de las partes:

Satisfacción

La validez o el grado de satisfacción de cada una de las partes será función de los pesos específicos que cada una de las partes le de al tipo de satisfacción, que estará condicionada por su situación personal y de responsabilidad frente al conflicto y a las necesidades de solución del propio conflicto.

Pero todo ello no se lleva de forma aislada. Existen unas condiciones de contorno, internas y externas, de relación y de procedimientos, que configuran lo que los expertos denominan el sistema de la negociación que queda resumido en la figura adjunta.
Sistema Negociacion

De igual manera, el conflicto puede tener una apariencia como tal y simplemente responder a situaciones en las que las motivaciones y objetivos de cada una de las partes pueden no tener nada que ver. Lo podemos ver con un ejemplo:

Cuando uno trata de vender algo establece una relación de negociación entre las dos partes, vendedor y comprador, y que duda cabe es necesario saber jugar el partido para no perder por goleada, y como muestra un botón:

Os he puesto este video porque la relación entre ventas y negociación se confunde en muchas ocasiones. Lo cierto es que la negociación es menos vender y más convencer, aunque el resultado sea una transación de productos y/o servicios.

Pero si algo es negociación es “comunicación”. Existiendo dos partes en conflicto es esencial que la información que se trata de compartir llegue claramente, sin distorsiones ni ruidos, a la otra parte. Un buen negociador es necesariamente un buen comunidor. La relación entre estos dos mundos, la negociación y la comunicación, ha sido estudiada en profundidad hasta la fecha pero voy a concluir esta entrada con dos citas sobre las que reflexionar:

“Lo importante en una negociación es saber escuchar aquello que no se dice”. (Peter Drucker)

“Cuando comience a negociar destaque los puntos en los que ambos están de acuerdo.” (Popular)

 

Conocimiento, entendimiento e inercia … 

En este caso me voy a ahorrar las reflexiones y comentarios. Solo os invito a que dediquéis un rato de vuestro tiempo a ver el siguiente vídeo.  Es sobre la forma en la que nuestro cerebro estructura y utiliza algoritmos a la hora de llevar a cabo tareas aparentemente tan sencillas como montar en bicicleta.

Con una pequeña modificación a una bicicleta (dos ruedas dentadas en el eje de la dirección) se consigue poner patas arriba muchísimas cosas.

Lo que me recuerda que también ha sido una bicicleta, en este caso construida en gran parte con bambú, la excusa e hilo conductor que ha utilizado mi buen amigo el Profesor Ordóñez para enseñar  la esencia de la cooperación al desarrollo.

Los que amamos la enseñanza sabemos realmente valorar cuando una explicación, un caso, una experiencia, es capaz de poner a la gente que la escucha a pensar, a reflexionar sobre la misma. Y eso, en docencia, no tiene parangón.

De todas las conclusiones quizás la que más me guste es la de que los soldadores son más listos que los ingenieros…

Ladrones del tiempo … 

Andaba estudiando las distintas habilidades / capacidades que se esperan de un buen gestor de proyectos (project manager). esas que algunos clasifican en personales, interpersonales y técnicas. La verdad es que todas ellas son realmente importantes pero me he entretenido en  un elemento “co-lateral” que entiendo tiene una importancia superlativa si realmente deseamos llegar a ser buenos gestores de proyectos (e incluso de nuestras vidas). Este elemento es, o mejor dicho son, los ladrones del tiempo.

Muchas veces se ve un problema en el tiempo, en la falta de él, y lo cierto es que el problema reside básicamente en la nefasta planificación que hacemos del mismo, junto a los llamados ladrones del tiempo que echan por tierra cualquier estimación de producción.

Los ladrones de tiempo son el principal enemigo de la productividad por muchos motivos:

  • Reducen entre un 50 y un 70% nuestras horas efectivas de trabajo.
  • Afectan a nuestra capacidad de concentración y también a nuestros niveles de atención.
  • Se interponen en los objetivos que nos planteamos, retrasando la consecución de las metas.
  • Etc.

ladrones-de-tiempo1

A la vista de la enormes consecuencias que tienen sobre la posible producción de cualquier trabajador parece evidente que las empresas hayan gastado mucho “tiempo” y recursos para llegar a conocerlos un poco mejor y así reducirlos (o sus consecuencias) mejorando día a día la producción de la empresa.

Una lista no exhaustiva ni excluyente de ladrones del tiempo podría ser que os dejo a continuación. Me he permitido incluir unos comentarios y observaciones renglón seguido a cada uno de los ladrones.

  • Interrupciones. Cualquier tarea o trabajo que estemos desarrollando exige un tiempo de puesta en carga, de climatización, … y más cuando se trata de trabajos intelectuales en los que la atención es esencial para su desarrollo (al menos de forma correcta). Un consejo: no permitas las interrupciones. No creas que con ello estás siendo descortés o maleducado, simplemente estás haciendo lo que tenías planificado.
  • Improvisación. Tal y como indico en el ladrón anterior hay que trabajar sobre lo planificado. Planificar supone conocer, prepararte, avanzar, anticipar y flexibilizar tu día a día. Quien planifica bien sus tareas conoce el terreno que pisa, identifica mejor la importancia —que no urgencia — de las tareas y está más preparado para afrontar los imprevistos, problemas y tareas de última y para la última hora. Un pequeño consejo: planifica si puedes comenzando con actividades mecánicas, de poco alcance pero que te permitan poner un check de dos/tres actividades en los primeros momentos de la mañana. Te ayudará a seguir con el resto de las tareas habiendo disfrutado de dos pequeños momentos de satisfacción.check azul

 

  • Reuniones. Todos tenemos gran cantidad de reuniones (quizás de más), y lo cierto es que muchas de ellas no son todo lo productivas que debieran serlo. Algunos de los motivos son: Material y contenidos no preparados. Objetivos no o mal definidos. Roles de los asistentes no o mal definidos. Duración excesiva. No se traducen en acciones. Importante:
    • A una reunión no debe asistir  quien no tenga un rol claramente definido. Le harás un favor al trabajador y a la reunión.
    • Acota los tiempos de intervención, de exposición e incluso de réplica. Como en las clases, la atención y la brillantez cae de forma estrepitosa a partir de la media hora / tres cuartos de hora.
    • Deja el último tramo de reunión para sacar conclusiones, negro sobre blanco, para elevar a definitivos los acuerdos y las tareas pendientes y sus responsables.
  • Internet. La gran herramienta para el trabajo, pero con una capacidad insólita de conseguir que nos distraigamos casi sin darnos cuenta. Recuerda para que pinchaste el explorador. Limita el tiempo de navegación (si, usa el reloj, porque sino perderás otra mañana)
  • E-mail. Hay que tener una rutina y una higiene en la utilización del e-mail. Inclúyelo dentro de las tareas diarios, planificando cuando lo vas a despachar (a que hora del día), quizás a primera y a última hora de la jornada laboral.
  • Teléfono. Es otra gran herramienta y si se lo permitimos el más grande de los ladrones del tiempo. Déjalo sonar. Lo que estás haciendo es lo que tenías planificado y si no lo haces quedará pendiente (a riesgo de trasladar retrasos a otras actividades). La persona con la que estás reunida se merece un respeto. No lo cojas. Tampoco consultes el whatsapp en mitad de una reunión.

Trata de identificar cual de ellos te afecta en mayor medida en una jornada de trabajo habitual. Una vez que los conozcas desarrolla un plan estratégico para ir reduciendo su incidencia en tu productividad. Si los valores que indican los estudios al respecto son ciertos, estamos hablando que dispondrás … del doble de tiempo!!!!! y probablemente quedarás mucho más satisfecho con el trabajo realizado.

 

El patrimonio cultural del milagro del ahorcado y del gallo y la gallina de Santo Domingo de la Calzada

El pasado 15 de octubre de 2014, la Comunidad Autónoma de la Rioja publicó el Decreto 26/2014, de 27 de junio, por el que se declara Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial del patrimonio cultural del milagro del ahorcado y del gallo y la gallina de Santo Domingo de la Calzada. Siendo este último patrón de los “camineros” y dada la singularidad y gracia del texto que se nos ha ido legando con el paso de los tiempos, me he permitido la reproducción literal del mismo.

“ Cuenta la tradición que a finales del siglo XIII o principios del XIV (López de Silanes 1085, 162) llegaron a Santo Domingo de la Calzada, procedentes de Centroeuropa con dirección a Santiago de Compostela, tres peregrinos: matrimonio y un hijo, entre joven y adolescente, muy bien parecido. Llegados a la ciudad calceatense y después de la ansiada visita, como verdaderos peregrinos, a la tumba del Santo, como indicaba y urgía el Códex Calixtinus, posaron el cansancio de su andadura en uno de los abundantes mesones del lugar. Circunstancia que desvela la holgada posición económica de los fieles caminantes. No podían, sin embargo, imaginar en la seguridad que despedía el calor del fogón posadero que con los primeros destellos del amanecer, el reposo despertaría en pesadilla. Topáronse en él con una bella doncella, hija de los mesoneros, de mejor parecer que recato, que, nada más ver a los huéspedes, comenzó a urdir en su corazón cómo barajar la inocente y casta apariencia del joven Hugonell que, al parecer, tal era el nombre del rubio teutón. Empujada por tan ardiente pasión, declaró al joven peregrino, con el mayor abandono de toda pudicia y honestidad, su amor y deseos. Pero, el desenmascarado descaro de la rapaz fue totalmente ignorado por la virtuosa sensatez del joven, despreciando varias veces, a pesar de lágrimas y ruegos, la lasciva propuesta. Y el despecho de la moza deshizo su coraje en criminal estratagema: determinó esconder en el zurrón del inocente peregrino una taza de plata del mesón.

Todavía sin romper el alba, padres e hijo, satisfechos en su devoción por la cercanía de Domingo y orgulloso el joven por el triunfo y reciedumbre de su virtud, reanudaron su peregrinaje y, cuando ya los supuso fuera de la ciudad, consumó la impúdica y libertina moza su infame traición: comenzó a gritar, acusando de robo al casi todavía adolescente peregrino.

Movilizados vecinos y autoridades y reconocidos los peregrinos en el ya no, para ellos, sereno despuntar del día, encontraron, como gritara la aviesa despechada, la pieza de plata en el equipaje del mozo. Detención, juicio y ejecución de sentencia, mediante ahorcamiento, no se hicieron esperar pues, entonces como ahora, la injusticia siempre aparenta rigor y fuerza con el débil, allanándose, servil, ante el rico y los poderosos. Y estuvieron los oídos de la justicia más cerrados a las proclamas y súplicas del inocente que lo que sordos habían sido los de la virtud a la insidia del vicio. Desconsolados quienes días antes se habían arrodillado, junto a su hijo, en el sepulcro del Santo buscando el auxilio peregrino de su mano protectora, antes de continuar la ofrecida peregrinación, convertida en desconsolada soledad, acudieron a dar su último y definitivo adiós al hijo que todavía pendía del patíbulo, para escarmiento de malhechores y delincuentes. Pero, el penoso desconsuelo se trocó en incontenible dicha cuando el injustamente ajusticiado les habló instándoles a acudir a las autoridades, pues el glorioso Santo Domingo, sosteniéndolo por los pies, había impedido su muerte.

Con la nueva y la sorpresa, acudieron ante quien ejercía la jurisdicción en aquella merindad que , una vez enterado del extraordinario relato, les espetó, entre incrédulo, irónico y sarcástico, que su hijo estaba tan vivo como aquellas aves bien asadas de las que se disponía a dar buena cuenta. Y, antes de que terminara su frase, las aves se revistieron de plumas, de un salto abandonaron la fuente del festín y, ante la sorpresa de comensales y curiosos, por el suceso, se pusieron a cantar.

Las aves fueron llevadas a la Catedral en solemne recuerdo del acontecimiento, los peregrinos continuaron su camino hacia la tumba del Apóstol y durante muchos años quienes ejercían la función judicial en la ciudad de Santo Domingo de la Calzada debían llevar un cinturón rojo como recuerdo imperecedero de la injusticia obrada por aquel magistrado del milagro y, del mismo modo, debía sentar todos los días a un peregrino o a un pobre a su mesa, como perenne testimonio de la protección que el Santo seguía procurando sobre quienes, inermes y humildes, se acogen a su patrocinio. Y a partir de aquel suceso quienes, caminaban hacia Santiago consideraron siempre positivo augurio de feliz peregrinaje el contacto con el milagro. Por ello pugnaban por conseguir alguna de las plumas, desprendidas del gallinero catedralicio entre cantos de aleteo y cacareos madrugadores, que, orgullosos, colocaban en sus sombreros. Mudo e incontestable testimonio de esta práctica y devoción seculares siguen siendo hoy las profundas mellas producidas en la piedra del monumental gallinero por el continuo roce de palos y bastones de peregrinos que espantaban a las aves para que del provocado sobresalto también cayeran plumas protectoras “.

 

SantoDomingo

El poder del bolígrafo frente a las notas digitales (junio 2014)

Acaban de publicar un artículo en el que se saca a la luz los resultados de un estudio de la Universidad de Princeton en USA y que concluye básicamente en que el tomar notas manuscritas permite mayor comprensión y memorización de la lección. Siendo un enamorado de las notas manuscritas os transcribo parte de las conclusiones de dicho estudio facilitadas por el diario El País:

“Nuestros descubrimientos sugieren que incluso cuando los portátiles se usan como se pretendía, y no para comprar cosas durante las clases, podrían estar afectando negativamente el desempeño académico”, señaló Pam Mueller, profesora de la Universidad de Princeton y principal autora del estudio. Cierto día, cuando era estudiante de posgrado, Mueller olvidó en casa su portátil y se vio obligada a utilizar el bloc. Para su sorpresa, se enteró mucho mejor. Y esto le llevó a emprender esta investigación.

Mueller y su equipo compararon grupos de estudiantes que tomaban notas en ordenador sin conexión frente a otros escribiendo a mano. Unos y otros respondieron de forma similar a las preguntas sobre datos concretos. Pero cuando se les interrogó por conceptos, los usuarios de portátil anduvieron menos atinados. En el siguiente estudio, los investigadores recomendaron a los alumnos con portátil que usasen sus propias palabras en lugar de transcribir literalmente la lección. Pero parece que cuando uno tiene un ordenador en sus manos, es imposible zafarse de esa tentación. Como señala el estudio, “las instrucciones para no tomar notas textuales fueron totalmente inefectivas”. Nuevamente, los alumnos con ordenador recordaban peor la lección que los compañeros que tomaban notas a mano.

Por otra parte, lo que resulta sorprendente en la era digital, el estudio muestra que disponer de apuntes tomados con el ordenador tampoco es ventajoso a la hora de estudiar. Este nuevo estudio ratifica investigaciones anteriores que ponen de manifiesto que, para el aprendizaje, la actividad de tomar notas es tan importante como el acto estudiar.

Las infraestructuras y servicios públicos. Criterios y principios que han de regir su desarrollo.

Las infraestructuras públicas se han de concebir, diseñar, proyectar, construir, mantener y explotar para un único fin: servir al ciudadano. Pero este proceso no ha de llevarse a cualquier precio.

La administración (o cualquiera de ellas, que paradójicamente son muchas siendo único el administrado) tiene recursos limitados. Estos recursos provienen principalmente de la recaudación de impuestos (directos e indirectos) pagados por el administrado. No ha de olvidarse que el contribuyente tiene derecho a que se utilicen de forma adecuada y eficiente.

En los últimos años se han obviado los principios básicos que han de regir el proceso de diseño y construcción de las infraestructuras públicas y la prestación de los servicios públicos.

Es esencial que se recuperen y ese es el objetivo principal de esta entrada: presentarlos de forma ordenada y significando la importancia de cada uno de ellos. Solo de esta forma se evitar los desmanes y descalabros que hemos sufrido en los últimos años. Estos principios básicos son:

  • Funcionalidad. Han de servir para lo que se les concibe, sin limitaciones y con total sujeción a las necesidades que dieron lugar a los mismos. Es importante que los profesionales que desarrollen proyectos públicos conozcan el funcionamiento de los mismos, los condicionantes de uso, los ciclos, las demandas y cualquier otro aspecto que condicione la plena funcionalidad de la infraestructura o del servicio.
  • Legalidad. En paralelo al diseño funcional se ha de tener la certeza absoluta que los proyectos y las consecuentes infraestructuras cumplen todos los reglamentos, instrucciones, leyes y otros mandatos que les sean de aplicación. El marco legislativo (incluido el de prevención ambiental) está por encima de cualquier excentricidad e idea del proyectista y éste ha de tenerlo siempre presente con objeto de evitar problemas posteriores a las administraciones y por ende al ciudadano. Existe una formación limitada y vaga en esta materia en la mayoría de las escuelas de ingeniería y arquitectura.
  • Eficiencia. No se puede dilapidar el erario público. Y por ello, ha de hacerse un ejercicio técnico profesional a la hora de proyectar cualquier obra pública (cualquier persona puede diseñar la cimentación de un puente sobredimensionándola cuanto estime necesario, pero solo un buen técnico lo hace de forma eficiente).
  • Sostenibilidad. Si bien es término que ha cobrado mucho sentido (ambiental) en los últimos años, integra en su significado la evaluación del proyecto y la obra a lo largo de su vida útil. Lamentablemente, ésta variable también es otra de las grandes olvidadas en algunas escuelas técnicas (y en casi todas las arquitecturas), en las que no se estudian los costes de mantenimiento y explotación dentro de los costes de los proyectos y ello se traduce a proyectos totalmente in-sostenibles condenados a quedar fuera de servicio apenas unos días después de su inauguración por los citados costes de mantenimiento y explotación.
  • Viabilidad. Si bien la expreso de forma independiente, es una característica que integra todas las hasta ahora citadas. Estos años atrás ha ocurrido, con demasiada frecuencia, que grandes estudios de arquitectura e ingeniería se han empeñado en vender grandes proyectos inviables. Esta viabilidad, que incluye una importante componente económica-financiera, debe ser el motor de la toma de decisiones, de manera que podamos elegir la mejor de las opciones posibles de entre las que cumplan todos los requisitos anteriores.
  • Estética. Ciertamente una obra pública bella tiene un valor añadido y ha de ser siempre buscado, pero no a cualquier coste. Entre otras cosas, porque siendo un concepto absolutamente subjetivo como es la belleza no necesariamente tiene que implicar un mayor coste. Se puede encontrar la belleza en la sencillez, e incluso en la simplicidad de las cosas bien hechas. Es una característica que he citado intencionadamente tras la viabilidad porque ésta no debe verse condicionada por la falta de estética o belleza (si es una aseveración que se pueda defender de forma rotunda).

Antes de finalizar esta nueva entrada me gustaría hacer una breve reflexión en cuanto a cómo han de condicionar la toma de decisiones las rentabilidades sociales y económicas de cualquier infraestructura pública. Se pueden presentar los siguientes casos.

  • Rentabilidad social alta. En este caso, las infraestructuras hay que desarrollarlas siempre. Es cuando realmente cobra sentido la gestión de las administraciones públicas. Dentro de esta casuística habrá que distinguir entre:
    • Rentabilidad económica alta. Se trata de infraestructuras cuyo desarrollo es también atractivo para el sector privado. La Administración tiene la posibilidad de promoverlas directamente  o bien mediante modelos de participación privada que buscan la citada rentabilidad económica. Son infraestructuras / sociedades que han sido conocidas tradicionalmente como “las joyas de la corona” ya que, llevándolas a cabo, no solo se responde a demandas sociales sino que también generan ingresos adicionales para las arcas públicas.
    • Rentabilidad económica baja. Se trata de infraestructuras cuya promoción y desarrollo ha de asumir directamente la Administración. No podrá contar con el interés del sector privado y su coste será soportado con cargo al erario público. Es importante tener meridianamente clara la rentabilidad social de las mismas ya que la decisión de llevarlas a cabo lleva implícita la renuncia, por coste de oportunidad, de otras actuaciones que pueden ser igualmente importantes.
  • Rentabilidad social baja. Inicialmente la Administración pública no debe de promoverlas a no ser que existan otros intereses que supongan un beneficio adicional para el conjunto de la sociedad. Igualmente se pueden presentar dos casos:
    • Rentabilidad económica alta. Se trata de infraestructuras cuyo desarrollo es atractivo para el sector privado y debe ser éste quien las desarrolle. En la actualidad algunas sociedades públicas están participando en proyectos internacionales de infraestructuras públicas. Estas infraestructuras no tienen una rentabilidad socil directa aunque la rentabilidad económica de las mismas puede suponer la generación de recursos que permitan nuevos proyectos con alta rentabilidad social.
    • Rentabilidad económica baja. Se trata de infraestructuras cuya promoción NUNCA ha de llevarse a cabo. Ni bajo un modelo público ni mediante una colaboración público-privada. La falta de rentabilidad económica, tarde o temprano, tendrá que ser asumida por la Administración, con el consiguiente perjuicio que ello supone.

Todo ello se resume de forma gráfica en la figura que se adjunta (pincha en ella para verla con la calidad original).

Proyectos_viabilidad

He incluido esta última reflexión porque han sido muchas las infraestructuras públicas que se han desarrollado teniendo una rentabilidad social mínima o nula y ninguna rentabilidad económica. El resultado son :

  • Instalaciones infrautilizadas o fuera de servicio,
  • Indemnizaciones a terceros por falta de estabilidad económico-financiera de contratos y
  • Una imagen deteriorada de las administraciones públicas por un mal uso continuado de sus recursos.

Algunos ejemplos de estas son: los nuevos aeropuertos de Castellón, Lleida y Murcia; las autopistas radiales de Madrid; los polideportivos de Carboneras y del Reino de Navarra; el auditorio de Torrevieja; el tranvía de Jaén, Vélez-Málaga y Parla; y un largo etcétera.

IMPORTANTE

Con fecha 11 de diciembre se ha publicado la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental de aplicación en todo el territorio nacional.

Entre otros aspectos de importancia llleva a cabo una unificación en la forma de tramitar / proceder con las evaluaciones estratégicas de Planes y Programas y de los Proyectos.

Lleva a cabo la siguiente derogación normativa:

1. Quedan derogadas todas las disposiciones de igual o inferior rango que se opongan a la presente ley y, en particular, las siguientes:
a) La Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente.
b) El texto Refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero.
c) El Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental.
2. La derogación de las normas previstas en el apartado anterior, en su condición de normativa básica y respecto de las Comunidades Autónomas se producirá, en todo caso, en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la presente ley. No obstante, si antes de que concluya este plazo, las Comunidades Autónomas aprueban nuevos textos normativos adaptados a esta ley, la derogación prevista en el apartado anterior se producirá en el momento en que las nuevas normas autonómicas entren en vigor.
3. Queda derogada la Disposición adicional primera de la Ley 11/2005, de 22 de junio, por la que se modifica la Ley 10/2001, de 5 de julio de 2001, del Plan Hidrológico Nacional.

El texto completo de la Ley la puede consultar en el siguiente enlace Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental. Es muy importante su lectura ya que define claramente los planes, programas y proyectos que han de someterse a las distintas figuras de protección ambiental así como el contenido de los Estudios de Evaluación Estratégica y Evaluación de Impacto Ambiental correspondientes.