Motivarse. Del vocablo en latín: motivus (movimiento). “Encontrar uno mismo las razones para realizar una acción.”

Se trata por tanto de una decisión y actitud personal en la que se ponen encima de la mesa razones para empezar, continuar o concluir algo. Conlleva una acción (movimiento), por lo que no vale motivarse permaneciendo donde estamos.

Escribo estas líneas porque denoto, no en todos mis alumnos pero si en muchos de ellos, cierta falta de motivación personal para estudiar, aprender, hacer cosas inéditas, como es el caso de sus Trabajos Fin de Grado (TFG) o Trabajo Fin de Máster (TFM). Es extremadamente sencillo detectar la falta de ganas, de motivación y a fin de cuentas de iniciativa. Quizás se pueda resumir en una frase que escucho al inicio de algunas tutorías y que es: ¿Y ahora?

Ahora: estudia, investiga, consulta, comparte, equivócate, corrige, mejora,… Sois estudiantes del último curso de un grado o un máster. Pasado mañana vais a ir a una empresa a ofrecer vuestros servicios y os adelanto que una de las primeras cosas que van a esperar de vosotros es la proactividad.

Tenemos la fortuna de vivir en una época en el que la información y la comunicación están al alcance de todos y con un alcance inimaginable. La información y la comunicación (como capacidad de compartir de forma acertada información) son dos de las principales herramientas para triunfar en casi todo en la vida.

Creo que las excusas de no lo he visto, no me lo han explicado o nunca lo he hecho se convierten en poderosas razones para un posible empleador para no teneros en consideración como opción de contratación.

Como siempre hago, comparto con vosotros la satisfacción y la enorme experiencia que suponen los estudiantes que me muestran iniciativa, que son ocurrentes y que me trasladan distintas soluciones a problemas que se le presentan cuando tratan de sacar adelante sus TFG y TFM. Reconozco que son de los mejores momentos como docente, entre otras cosas porque cuando estoy trabajando con ellos siempre pienso en un segundo plano que no tendrán ningún problema (después de mucho trabajo e insistencia) en convencer a alguna empresa de que son la mejor opción.