Bueno, si recordáis una entrada anterior sobre mi experiencia con una antigua alumna de la Escuela, María Belén, y la Cooperación (las dos con mayúsculas porque han de ser grandes), me comprometí a ayudarle a hacer realidad pequeños proyectos que supusieran un avance en la calidad de vida de los más necesitados.

Quizás porque la memoria de mi tía Aurora esté aún muy presente, la única condición que debía cumplir el proyecto era que se localizara en África. Aquí os dejo una fotografía de uno de los últimos detalles mágicos que me mandaron desde una de las misiones en donde estuvo mi tía Aurora (si os fijáis, el cuadro está hecho con alas de mariposas, wouu).

IMG_20150727_080711Finalmente, nos decidimos a ayudar a una pequeña población llamada Goumori, en Benin, limitando con la frontera de Burkina Faso.

Tenían serios problemas con el agua, el pozo existente no aguantaba las épocas de estío y el barro lo hacía difícilmente potable. Era necesario agrandarlo, en profundidad y diámetro, asegurando así más agua y de más calidad.

Y con la cooperación y el empuje de todos a los que nos caló la frase “TODOS somos importantes, TODOS podemos ayudar”, se ha concluido hace no mucho.

Como en cualquier proyecto, es necesario un motor que empuje e insista en el objetivo, y es en este punto en el que debo expresar mi gratitud nuevamente a María Belén y al Padre Rafael, persona vinculada a la ONG Sociedad de Misiones Africanas. De esta buena gente hablare en otro momento, porque realmente creo que se lo merecen y la razón es bien sencilla: renuncian a lo cómodo para hacer lo importante y ésta es una de las lecciones más importantes que todo ser humano, en cualquier momento y situación de su existencia, debiera tener presente.

Con la satisfacción de verlo hecho realidad, os dejo unas fotos. El procedimiento constructivo, aunque rudimentario, asegura una terminación de muy buena calidad. También os adjunto el presupuesto de la actuación.

Por supuesto que no será la última aventura en la que nos embarquemos, porque algo nos ha quedado claro: se pueden hacer cosas y por eso hay que hacerlas.

Pozo Gouromi